20 años con FileMaker

5 de febrero de 2014

“FileMaker es el líder reconocido de software de base de datos fácil de usar que maximiza el rendimiento de grupos de trabajo”
(Dominique Goupil, presidente de FileMaker)

FileMaker CD FileMaker Pro 1.0 manual FileMaker programas FileMaker

En los más de veinte años que FileMaker lleva en el mercado, se han vendido más de trece millones de softwares. Poco a poco, la marca se ha hecho un hueco en empresas, colegios y universidades de todo el mundo. No en vano, la mayor parte del mercado global de bases de datos en ordenadores personales está dominado por esta compañía y Microsoft Access.

Sin embargo, a pesar de ser una filial de la empresa de la manzana, Apple Inc., FileMaker no se ha limitado a Mac, sino que ha ampliado su mercado para ser compatible con otras plataformas, como Windows (1992) y dispositivos electrónicos móviles. Ahora su última versión se expande a la web.

Pero, ¿cómo empezó este proyecto?

Nacimiento de FileMaker

La idea nació de cuatro trabajadores de la firma Wang Laboratories: Spec Bowers, Alan Albert, Dan Chadwick y Jega Arulpragasam, que decidieron realizar un proyecto por su cuenta, sin condicionantes de la compañía, y quisieron probar con algo pequeño que les permitiera ir desarrollándose.

En el año 1982, Wang era casi la única empresa dedicada al procesamiento de textos. Al mismo tiempo, IBM comenzaba a comercializar el PC. Los cuatro emprendedores pronto se dieron cuenta de que sería muy difícil entrar en ese mercado, así que optaron por buscar un software de base de datos, que por aquel entonces no gozaba de muy buena presencia. De hecho, en su opinión, eran simplemente horribles.

De la mano de la compañía Sistemas Nashoba salió su primer producto, llamado Nutshell, que permitía mostrar la base de datos con distintos diseños, añadir campos, que éstos fuesen de longitud variable, indexar cada palabra...

Al poco tiempo, apareció Macintosh y con el ánimo de desarrollar un producto para este nuevo nicho de mercado nació FileMaker, que no era sino el mismo producto que Nutshell.

FileMaker gustó. Por un lado, su buen diseño, apoyado por diversas campañas de marketing, hizo que tuviera buena aceptación. Por otro, tenían escasa competencia, como dBase, PFS y otros pocos productos.

Tanto fue su éxito que llamó la atención de Microsoft, que quiso comprar los derechos de FileMaker. Sin embargo, y a pesar de carecer de editor, la empresa Sistemas Nashoba declinó la oferta y decidió autopublicarse, con un poco de miedo, eso sí.

Les salió bien y sacaron a la luz FileMaker 4. Pero no fue un camino de rosas precisamente y pronto hubo problemas internos en la compañía. Fueron estos desacuerdos los que hicieron que Claris Corporation (subsidiaria de Apple Computer) consiguiese hacerse con su producto estrella. Con el tiempo, la compañía de la manzana disolvió Claris Corporation pasando a denominarla FileMaker Inc.

Infancia: FileMaker 7, un cambio histórico

Uno de los cambios más profundos que ha vivido este software fue su versión séptima, en la que se modificó el motor de la base de datos. Este cambio supuso la combinación de múltiples tablas en un mismo archivo, lo que redujo considerablemente el tiempo y el coste de desarrollo.

Además, permitió importar, almacenar y exportar una variedad más amplia de archivos, como Microsoft Office, PDF e imágenes; aportó un sistema de seguridad más avanzado con contraseñas y privilegios y creó lo que en su momento fue revolucionario (aunque hoy en día obsoleto), la Instant Web Publishing (IWP). ¡FileMaker saltaba a Internet!

Adolescencia: FileMaker 9, la integración y CWP

FileMaker 9 se reinventó hasta llegar a la integración con otras populares fuentes de datos, como MySQL, Oracle SQL y Microsoft SQL Server, estableciendo conexiones unidireccionales o bidireccionales seguras con estas fuentes externas.

A través de la tecnología ESS (External SQL Source), permitió a sus usuarios conectarse en directo a estas fuentes externas y acceder a su información web a través de la utilización de drivers ODBC/JDBC.

Como señaló Zack Urlocker, vicepresidente ejecutivo de productos MySQL, “vincular las soluciones FileMaker Pro 9 a potentes fuentes de datos abiertas de MySQL potenciará ampliamente la comunidades de usuarios y desarrolladores de ambas líneas de producto”.

No fue la única sorpresa. En aquellos días, FileMaker optó por apoyar los estándares de código abierto de PHP y XML para que el usuario pudiese interactuar de forma instantánea con FileMaker Pro en vivo. Nace así la Custom Web Publishing (CWP).

Se abría el camino para que los usuarios y desarrolladores web crearan páginas dinámicas, publicasen información en páginas web externas, recogieran información de los visitantes de la web y creasen nuevas soluciones combinando una interfaz basada en internet con un servidor FileMaker Pro detrás.

Edad adulta: FileMaker 11, FMGo

La versión 11 trajo una exclusiva novedad, FileMaker Go. Con él, las bases de datos se pasaron a los iPhones, iPad e iPod Touch. FileMaker se abría así al emergente mundo de las aplicaciones y la movilidad.

Acceder a la base de datos desde el móvil y crear aplicaciones optimizadas para ella pronto se convirtió en uno de los servicios más demandados por los usuarios de FileMaker, lo que ha permitido un desarrollo espectacular en el sector de las apps. Y, como no, un cambio en la forma de entender una base de datos como tal.

Época dorada: FileMaker 13, WebDirect

FileMaker se abre mercado a través de los navegadores: cualquier usuario puede tener su base de datos en internet de forma inmediata.

La ventaja más destacable de WebDirect es la facilidad de su uso. Ya no necesitamos ninguna programación en lenguaje PHP o XML, sino que rápidamente se nos ofrece la posibilidad de disponer de nuestra base de datos en un navegador. Desde cualquier lugar del mundo, sin necesidad de tener instalado FileMaker en nuestro dispositivo.

Lejos ya de ser un complejo conjunto de información, con un diseño pobre que sólo atendía al pragmatismo, FileMaker ha revolucionado el concepto mismo de base de datos para posicionarlo en la vanguardia tecnología y reinventarlo a través de las apps y de internet.

Fuentes principales: iSolutions, Dancing-data y Wikipedia.

Back to top

Política de privacidad

El usuario que facilita sus datos personales a SETFILE consiente expresamente en la incorporación de los mismos al citado fichero y en el tratamiento de los mismos por parte de SETFILE para su utilización en actividades propias de sus fines previstos en el artículo 2º de sus Estatutos. En el formulario de recogida de datos estarán indicados aquellos que resultan obligatorios y los que no tienen ese carácter. La no cumplimentación de los datos marcados como "obligatorios" supone la no prestación del servicio o acceso para el que se solicitan los datos. En cualquier caso el tratamiento de los datos personales facilitados por el usuario se realizará con estricto cumplimiento de la normativa vigente y especialmente con la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal. En especial, SETFILE se compromete a mantener las condiciones de confidencialidad y seguridad de los datos personales confiados por los usuarios en los términos previstos en la legislación vigente. No obstante, SETFILE no se hace responsable del acceso, modificación, tratamiento, pérdida o uso ilícito que de los datos facilitados por los usuarios pueda efectuar un tercero. El usuario podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición previstos en la normativa vigente dirigiéndose a SETFILE c/ Balmes, 430 Entlo. F - 08022 BARCELONA, donde podrá igualmente dejar sin efecto, sin carácter retroactivo los consentimientos antes expresados.