Google X nos trae el futuro

14 de noviembre de 2014

Google se aleja de la imagen del buscador más popular, del sistema operativo Android y de la red social de vídeos por excelencia, youTube, para convertirse en un centro de innovación y desarrollo de iniciativas futuristas. Estamos hablando de Google X, un laboratorio donde desarrolladores, ingenieros, especialistas en medicina, robótica,..., pretenden adelantarse a nuestro tiempo a través de las ideas más asombrosas.

Este laboratorio, desconocido para la mayoría de los propios empleados de Google, nació en el año 2010 cuando incorporó a sus filas al especialista en inteligencia artificial, Sebastian Thrun, para fabricar un coche que se condujese sin necesidad del ser humano.

En la actualidad, este lugar donde todos los elementos están interconectados, está desarrollando más de 100 proyectos futuristas en el campo de la robótica e inteligencia artificial, según ha publicado el periódico New York Times. El futuro hecho realidad.

Coche Google inteligente Google Contact Lenses Google Liftware Spoon Google Project Loon Google Project Wing

El coche sin conductor

El vehículo pensado por Google pretende reducir lo máximo la actividad del ser humano. Por ello, este automóvil no posee volante, freno, ni acelerador.

Como en todo lo referente a velocidad y coches, la empresa dejó muy claro que sus automóviles cuentan con todas las garantías de seguridad, ya que eliminan los puntos ciegos y detectan elementos a kilómetros de distancia en cualquier dirección.

Pastillas para el cáncer

Google está desarrollando una tecnología médica compuesta por nano-partículas que se introducirían en el cuerpo para buscar señales de cáncer y otras enfermedades celulares. El objetivo de este ambicioso proyecto es detectar anticipadamente estos tipos de males.

El paciente sólo habría de tomarse una píldora inteligente, vinculada a un wearable, que detectaría la membrana de las células afectadas por la enfermedad. El wearable en cuestión monitorizaría y extraería dichas partículas del cuerpo.

Lentillas inteligentes

Las Google Contact Lenses consisten en unas lentillas inteligentes destinadas a pacientes diabéticos, ya que monitorizan los niveles de glucosa y envían información a los dispositivos externos asociados a ellas.

Esta idea ha tenido tan buena aceptación que la farmacéutica Novartis ya ha firmado un acuerdo con Google para venderlas en su sección oftalmológica.

Cuchara contra el Parkinson

Google sigue trabajando en el marco de las enfermedades, aunque esta vez con la creación de una cuchara destinada a personas que sufren la enfermedad de Parkinson. Gracias una serie de sensores en el mango, este cubierto es capaz de compensar los temblores característicos de este mal y mantener la estabilidad.

Project Loon

Esta iniciativa pretende, gracias a globos aerostáticos, llevar Internet a aquellas regiones donde no hay conectividad. La idea es que cualquier rincón del mundo pueda conectarse a la red debido a una serie de globos que viajarán por el espacio exterior.

Según señala Google, este proyecto tiene índole humanitaria ya que "está pensado para conectar a las personas que habitan zonas remotas o rurales, para llegar a las zonas con falta de cobertura y para que las personas puedan volver a tener Internet después de una catástrofe". Y seguir usando los servicios de Google, claro.

Drones de Google

El proyecto Wing también se ha anunciado como una idea social, ya que estos aviones no tripulados tendrán como objetivo entregar productos básicos como agua, comida, vacunas, productos de primeros auxilios,..., a regiones poco pobladas o de difícil acceso.

Ideas fracasadas

Sin embargo, para que haya proyectos plausibles siempre tiene que haber proyectos previos que han fracasado. Y Google no podía ser menos. Entre las iniciativas que han terminado en papel mojado destacan un ascensor espacial, que iría desde una estación terrestre hasta un satélite en órbita y que hubiese permitido la recopilación de datos del sistema solar. Y la posibilidad de la teleportación, una especie de teletransporte que curiosamente ha proporcionado ideas a Google sobre las nuevas posibilidades de las tecnologías de cifrado.

Fuentes principales: Pulso Social y Forbes.

Back to top

Política de privacidad

El usuario que facilita sus datos personales a SETFILE consiente expresamente en la incorporación de los mismos al citado fichero y en el tratamiento de los mismos por parte de SETFILE para su utilización en actividades propias de sus fines previstos en el artículo 2º de sus Estatutos. En el formulario de recogida de datos estarán indicados aquellos que resultan obligatorios y los que no tienen ese carácter. La no cumplimentación de los datos marcados como "obligatorios" supone la no prestación del servicio o acceso para el que se solicitan los datos. En cualquier caso el tratamiento de los datos personales facilitados por el usuario se realizará con estricto cumplimiento de la normativa vigente y especialmente con la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal. En especial, SETFILE se compromete a mantener las condiciones de confidencialidad y seguridad de los datos personales confiados por los usuarios en los términos previstos en la legislación vigente. No obstante, SETFILE no se hace responsable del acceso, modificación, tratamiento, pérdida o uso ilícito que de los datos facilitados por los usuarios pueda efectuar un tercero. El usuario podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición previstos en la normativa vigente dirigiéndose a SETFILE c/ Balmes, 430 Entlo. F - 08022 BARCELONA, donde podrá igualmente dejar sin efecto, sin carácter retroactivo los consentimientos antes expresados.