ERP - Gestión empresarial

¿Qué necesito más, un ERP estándar o uno a medida?

By 26 julio, 2017 No Comments

ERP a medidaLa decisión a la hora de elegir qué tipo de ERP implementar en nuestra empresa podría ser equiparable al momento de decidir si contratar a una agencia de viajes con un pack específico o planificar un viaje por cuenta propia a otro país o destino turístico.

En el caso de apostar por una agencia de viajes pagarías por un pack completo y poco configurable de actividades, servicios y desplazamientos en el que tendrías que adaptarte sin apenas margen de maniobra ni improvisación a lo que pudiera surgir durante el mismo viaje. El precio en este caso podría considerarse económico si se tiene en cuenta que te facilitan todos los tramites y te ahorra el tiempo de búsqueda personal y el consecuente quebradero de cabeza para que no se escape ningún detalle.

En cambio, cuando uno elige planificar su viaje por cuenta propia se emplea más tiempo en organizar todo el viaje pero al final entran en juego un sinfín de posibilidades y combinaciones que nos permite optimizar nuestro tiempo y realizar aquello que más nos interesa cuándo y cómo queramos adaptándonos a nuestras necesidades y prioridades. El precio en este caso podría ascender un poco más ya que se ha contratado cada parte del viaje por separado y al gusto de nuestras preferencias, sin embargo de esta forma habremos optimizado más nuestro tiempo sin ceñirnos a lo preestablecido por el pack que ofrecía la agencia de viajes.

En definitiva, un pack estándar se puede ajustar muy bien a unas determinadas personas pero no tanto a otras ya que pueden perder tiempo por el camino llegando a pasar por alto cosas interesantes.

En una empresa sucede lo mismo cuando tenemos que determinar qué sistema de gestión empresarial se adaptará mejor a nuestras necesidades. Las dos alternativas tienen sus pros y sus contras y es por eso que dejaremos en tus manos decidir qué opción es la más interesante para tu empresa, aunque ya te avanzamos que el proceso de decisión es en cierto modo complejo ya que hay numerosos factores a tener en cuenta y no todo es blanco o negro, se puede implementar un ERP estándar pero con ciertas opciones configurables, aunque sigue sin ser obligatoriamente a medida.

Solo porque un proceso funcione, no significa que sea eficiente. Evaluando como se están haciendo las cosas ahora y siendo consciente de cuáles son tus objetivos empresariales puede ayudar a identificar qué funciona y qué no entre tu estrategia y su ejecución.

Una buena forma de empezar es entrevistar a determinados trabajadores para identificar los problemas y necesidades que puedan existir, establecer un equipo de seguimiento de proyectos, ofrecer talleres para desarrollar mapas de proceso de la empresa y ayudar a alcanzar una mayor comprensión de ésta. Posteriormente, es recomendable elaborar una lista de requisitos prioritarios para los nuevos sistemas basados en las soluciones identificadas para terminar formulando y presentando las recomendaciones finales que incluirá mejoras en los procesos potenciales y que se adaptará mejor a las necesidades de la empresa.

Todo ello ayudará a analizar los actuales sistema y procesos usados en tu empresa, crear un mejor control sobre estos y explorar otras alternativas que acabará por mejorar la productividad, ahorrar costes e incrementar la rentabilidad.