InnovaciónTecnología

El futuro de las impresoras 3D

By 24 octubre, 2016 No Comments

impresora_3dLas impresoras 3D están consideradas como “The next big thing” en el mundo de la tecnología después de la llegada de Internet. Lo cierto es que varios estudios, entre ellos el de la consultora Gartner, estima que para el año 2020, se venderán 6,7 millones de impresoras 3D en todo el mundo.

Más concretamente, la misma consultora ha afirmado que durante el 2016, las previsiones de ventas ascienden a un 108%, frente al 103% que se estimó inicialmente. En otras palabras, las más de 450.000 unidades que se estiman vender al acabar el actual curso, hará que se dupliquen el número de ventas producidas el año anterior, lo que culminará siendo un mercado muy fructífero económicamente para el sector TIC.

En base a estas cifras, cabe esperar que el mercado de la impresión 3D no se quede restringido a un único nicho de mercado, sino que se postula como una corriente masiva que impactará en todos los procesos de fabricación y consumo de empresas particulares, en la que se abordarán todo tipo de necesidades adaptando y agilizando los procesos de fabricación, lo que repercutirá con una mayor capacidad de personalización en la industria.

El precio de estos dispositivos es un factor importante que afectará decididamente en el éxito en ventas durante los próximos años. Gartner considera que el segmento que más va a crecer va a ser el coste medio-bajo, especialmente en el segmento con precios que no alcancen los $2.500, un presupuesto disponible para las instituciones educativas o equipos de marketing, por ejemplo. Por otra parte, en industrias más verticales como la aeronáutica también experimentará un crecimiento de hasta el 44% en ventas para finales del año 2016.

A pesar de que la mayoría de estas impresoras se encuentran en la gama baja del mercado, con dispositivos por debajo de los 1000 euros, las ventas no se han materializado como se esperaba. Para que alcance un éxito mucho más remarcable, los expertos señalan que falta esperar a la salida de una “killer app” que provoquen la sensación de necesidad por parte de los consumidores de adquirir definitivamente el producto, del mismo modo que ocurrió con la entrada de impresoras de inyección de tinta en muchos hogares. Se estima que las impresoras 3D más asequibles para los consumidores tengan un crecimiento anual del 12,7% a cinco años vista.

Muchos fabricantes ya han querido vincular los dispositivos con el sector de los videojuego, y mas concretamente para el segmento infantil, proporcionando una “fabrica” de juguetes en los hogares, ya que los niños se caracterizan por tener mucha creatividad y motivación por crear cosas nuevas.

En cuanto a inversión, America del Norte y Europa Occidental se posicionan como las regiones que más impulsan el desarrollo de las impresoras 3D. Sin embargo los países emergentes de Asia y pacífico también jugarán un papel importante palpable en el 2020.