AppleInnovación

Conéctate a tu hogar

By 30 mayo, 2014 No Comments

shutterstock_316023347

Apple se lanza a la domótica, según ha publicado el periódico inglés The Financial Times, a través de una plataforma de automatización de la casa basada en iOS. La idea es gestionar los aparatos electrónicos a distancia con unos mandos de control muy peculiares: nuestro iPhone, iPad, el futuro iWatch e incluso la propiaApple TV. Así, desde cualquier dispositivo iOS podremos encender o apagar la luz y la calefacción, activar la alarma de seguridad, conectar el horno o la lavadora…

En un principio esto en sí mismo no resulta sorprendente, en la actualidad hay bastantes empresas que se dedican a la domótica, como martThings, y en el mercado existen apps de terceros que permiten hacer todo eso a través de productos como Wemo, Placed, etc. Pero sí lo es la posibilidad de gestionar el coche, la casa, la oficina,…, desde un mismo dispositivo que siempre te acompaña como si de tu propio cuerpo se tratara, el móvil. Además, cuenta con la solidez del sistema operativo iOS y el respaldo, como no podía ser de otra manera, que sólo Apple garantiza.

Las pistas de Apple

A pesar del secretismo que siempre acompaña a la compañía de la manzana, no podemos negar que esta vez haya ido dando pistas de sus intenciones. No sólo por su fracasado intento de adquirir, hace año y medio, una empresa de domótica sino porque sus últimas novedades han ido encaminadas a una misma idea, controlar cualquier relación del hombre con la tecnología a través del teléfono.

Primero llegó Siri, una aplicación de voz para iOS que funciona como asistente personal. Gracias a esta app, la revolución llegó a CarPlay, en el que los usuarios podían conectar su iPhone al sistema del vehículo y usar la pantalla táctil situada en el salpicadero o la aplicación Siri para realizar las funciones deseadas.

Apple también sorprendería con el nuevo sistema de configuración de la Apple TV en el que, con un simple toque, el iPhone configuraba la televisión sin necesidad de introducir dato alguno como la Apple ID. Y, por supuesto, AirPlay, con el que poder sincronizar el contenido de cualquier dispositivo iOS con el televisor.

Después ha llegado la novedosa tecnología iBeacon basada en el protocolo Bluetooth Low Energy (BLE), que cambia el concepto de geolocalización. Ahora la “comunicación” con los electrodomésticos será por proximidad, no por localización. Ya no necesitas entrar en tu casa, es suficiente con acercarte a la vivienda para que ella te “sienta”. Gracias a los iBeacons, es suficiente con que estés entre veinte y cincuenta metros alrededor.

Y finalmente, la más reciente, el acercamiento que ha hecho Apple sobre el uso de NFC (Near Field Communication), algo de lo que la compañía siempre ha recelado por considerarla inmadura. Y es que son innegables las ventajas que esta tecnología, combinada con los iBeacons, puede ofrecer. El NFC trae la seguridad frente al iBeacon, que trae la distancia.

Aún queda por conocer las funcionalidades del iWatch, del que pesan numerosos rumores pero ninguno confirmado por la compañía. No obstante, el reloj inteligente podría erigirse como la base de un ecosistema en el que se incluyan aplicaciones de salud, juegos y gestión domótica. El iWatch complementaría así las funciones del iPhone e iPad, convirtiéndose (quizás) en el eje central del hogar inteligente.

A la carrera de la domótica

Apple está negociando con importantes empresas del sector de dispositivos inteligentes con la idea de colaborar con ellos en un futuro próximo. De esta manera, la compañía de la manzana se posiciona ante la competencia, como Google, Microsoft y Samsung, en lo que en lo que Silicon Valley denomina el “Internet de las cosas”.

El año pasado compró la empresa israelí PrimeSense Ltd., que desarrolla sensores 3D y cámaras. A la que siguió la adquisición de la compañía Nes, fabricantes de termostatos conectados a Internet y detectores de humo, y las conversaciones con Samsung sobre frigoríficos, lavadoras y televisores que sean controlados desde sus teléfonos inteligentes.

Sin embargo, la desventaja de Apple frente a este mercado es su predilección por la gestión absoluta de la experiencia de usuario, algo a lo que no se presta la domótica, que tiende a favorecer las normas de colaboración y la tecnología no controlados por una sola compañía, según ha señalado Roger Kay, analista de Endpoint Technologies Associates. Y es que “el Internet de las cosas será de unos estándares y basado en la interoperabilidad“, comentó Kay.

Leave a Reply